Inicio > Amor, Parejas y Relaciones > Factores que facilitan una relación amorosa (Parte I)

Factores que facilitan una relación amorosa (Parte I)

Tal parece que todos los seres humanos tenemos una inclinación natural a conformar parejas; a establecer relaciones de pareja. Algunas fugaces, otras más estables. Hay quienes prefieren tener una sola pareja, son fieles a la monogamia; otros, prefieren ser polígamos, es decir, tener varias parejas. En cualquier caso, vale preguntarse: ¿Qué es lo que nos motiva a conformar parejas?, ¿Cuáles son los factores que permiten que las personas establezcamos relaciones de pareja? Es decir, qué elementos nos motivan a aparearnos, a buscar la compañía de alguien o, simplemente, buscar en otra persona algo que necesitamos para sentirnos más satisfechos. Tales factores, también podemos entenderlos como los componentes que facilitan una relación amorosa. Ellos son: el Deseo, la Atracción y el Enamoramiento.

El Deseo.

Es la necesidad de buscar algo; de buscar aquello que nos satisface y que no tenemos. En la conformación de parejas el deseo es la fuerza inicial que nos impulsa a buscar satisfacciones sexuales, satisfacciones afectivas, satisfacciones lúdicas o de entretenimiento, satisfacciones de compañía, de protección, de seguridad. En otras palabras, el deseo nace de nuestras carencias naturales o aprendidas: necesitamos placer, entretenimiento, compañía, protección, seguridad, apoyo, ayuda en nuestras rutinas de supervivencia (cocinar, asearnos, etc.); también necesitamos sentirnos valorados, escuchados, importantes para alguien… Todas esas “necesidades” dan lugar a nuestras ganas de buscar esas satisfaciones. Por lo tanto, podemos decir que el “Deseo” es el primer paso que damos en el camino de buscar y conformar parejas.

La Atracción.

Es ese “deseo” o las ganas de satisfacer nuestras necesidades, pero orientado hacia un objeto, persona, estímulo o situación particular. Es decir, cuando nuestro deseo se dirije hacia alguien, por decirlo así: cuando tenemos una figura que –real o fantasiosamente- parece que reúne los requisitos para satisfacer nuestro deseo, entonces es cuando hablamos de “Atracción”. Alguien nos atrae –o sentimos atracción hacia una persona en particular- cuando vemos que esa persona, cuando percibimos que esa persona, tiene los atributos, condiciones o medios que van a hacer posible la satisfacción de los deseos que nos están impulsando a buscar pareja. Ahora bien, que tales atributos que –supuestamente- tal persona posee sean reales, es un asunto que tiene que ver más con nuestras espectativas, nuestra imaginación y nuestra capacidad de vivir ajustados a los hechos reales.

El Enamoramiento.

Cuando la “Atracción” es de tal intensidad que, consciente e inconscientemente, comenzamos a elaborar razones y justificaciones para esa atracción, es que estamos hablando del “Enamoramiento”. En otras palabras, estar “enamorados” es vivir un estado psicológico en el cual nuestras energías físicas y psíquicas están dirigidas a fortalecer la atracción que tenemos hacia alguien; es debido a esa focalización de nuestro ser, ese estar centrado sólo en fortalecer esa atracción, que algunos psicólogos consideramos al enamoramiento como un estado de Enajenación Mental Transitoria (EMT): Enajenación Mental, porque nos aleja de la realidad, perdemos el juicio, estamos como con “la mente en otro planeta” mientras estemos enamorados y es Transitorio, porque tarde o temprano se acaba, volvemos a la realidad y el enamoramiento desaparece.

Anuncios
Categorías:Amor, Parejas y Relaciones Etiquetas:
  1. Gleibers
    9 septiembre 2009 en 4:22 PM

    Hola Nelson. Y la ilusión? estaría dentro del Enamoramiento? o podría ser considerado un estado intermedio entre la Atracción y éste?…

  2. Psic. Nelson Ledezma
    10 septiembre 2009 en 5:09 PM

    Hola colega, gracias por escribir… Me parece que la “ilusión” si está dentro del ENAMORAMIENTO; pudiesemos considerarla como una expresión más del estar enamorados. Claro, esto si entendemos por ilusión a ese “estado” de expectativas, esperanzas, etc, que se siente por la persona amada; y eso es tal lo que se deduce de mi aproximación al “enamoramiento” (etapa donde se justifican nuestras expectativas).
    No me atrevería -de primer momento- a considerar la ilusión como un estado aparte.. Por supuesto, podemos -y te invito- a seguir reflexionando sobre el tema.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: